La mayoría de la población en invierno sufre de resfriados, tos e infecciones víricas, todo ello asociado al molesto dolor de garganta e irritación. Desde hace años, el ser humano siempre ha sabido tratarlo con plantas y remedios naturales de su alrededor y en este artículo veremos qué plantas nos pueden ayudar a mitigar esta sensación.

 

¿Qué propiedades medicinales buscamos en las plantas para el dolor de garganta?

El dolor de garganta puede deberse a varios factores: la tos, resfriado, anginas, irritación, inflamación de laringe… En definitiva, hablamos de infecciones respiratorias, muy comunes en invierno.

Para reponer nuestro organismo de este tipo de infecciones debemos buscar plantas con propiedades antibacterianas, antisépticas y estimulantes del sistema inmunológico para combatir la infección y poder volver a un estado saludable. Para mitigar los síntomas buscaremos propiedades antiinflamatorias, antitusívas y mucolíticas si nos encontramos muy cargados.

 

 

¿Qué plantas y remedios naturales pueden ayudarnos en este proceso?

 

Miel

Miel

En primer lugar y uno de los mejores aliados del ser humano es la miel. Cuenta con propiedades antibacterianas y antitusívas que nos ayudarán a combatir el resfriado y disminuir la tos, además gracias a sus monosacáridos nos ayudará a fluidificar la mucosidad.

Se ha vuelto muy común encontrar miel con própolis o propoleo, este es un antibiótico natural con propiedades antiinflamatorias, antifúngicas, antivíricas y antibacterianas. Además contiene vitaminas H, E, B6, B2 y B1, calcio, hierro, magnesio, cobre, cinc, níquel, estroncio, silicio y estaño. Todo ello nos aporta “un chute” para nuestro sistema inmunológico que nos revitalizará y nos dará “un plus” para combatir mejor la infección.

 

 

Tomillo

Tomillo

En el tomillo (Thymus Vulgaris) encontramos fenoles, flavonoides y terpenoides, estos le confieren a esta planta propiedades antibacterianas, antivíricas, expectorantes, antiinflamatoria, antiséptica, mucolítica, antifúngica, analgésica y antitusívas entre otras. Es efectiva en casos de inflamación de bronquios y laringe.

Es una planta muy extendida y que podemos encontrar facilmente en herbolarios, o incluso cultivarla nosotros mismos en maceta y tomarla en infusión.

 

 

Equinácea

Equinácea

“La defensora de nuestras defensas” – (Echinacea “Angustifolia” – “Purpurea” – “Pallida”). Esta maravillosa planta es capaz de aumentar la producción de macrófagos y linfocitos, son células inmunitarias que actúan contra virus como los del resfriado común y laringitis. No solo lo podemos tomar como combatiente, sinó también como preventivo. Si somos propensos a resfriarnos cada invierno, lo ideal es empezar a tomarla en infusión 15 días antes del cambio de estación.

 

 

Eucalipto

Eucalipto

(Eucalyptus Globulus). Es otro de los grandes aliados en resfriados, tiene propiedades antiséticas que nos ayudan a combatir las posibles infecciones y cuenta con propiedades balsámicas que nos aliviarán el dolor de garganta. Se puede tomar en infusión o hervirlo en  una olla grande para respirar el vapor que desprende.

 

 

Llanten

Llanten

También conocido como (Plantago Major), es otro de los grandes combatientes en infecciones de laringe y faringe, no solo eso sinó que consigue reducir la mucosidad que podemos tener.

 

Agua

Por último y no menos importante, es necesario que nuestro organismo se encuentre bien hidratado en todo momento. Unos 2 litros al día serán suficientes en condiciones normales. Decimos agua porque es el mejor hidratante que podemos tomar (el vino y la cerveza no cuentan).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.